Martin D-28 vs Martin HD-28

Si has llegado aquí es porque estas dos guitarras acústicas legendarias son prácticamente idénticas en estética y estás planteándote adquirir una de ellas. Entonces, ¿qué las hace tan diferentes?

La principal diferencia es estructural, el resto son diferencias estéticas que si bien pueden no ser muy importantes, sí que marcan la diferencia a la hora de decidir qué Martin elegir. Antes de nada es importante señalar que el tono es una apreciación subjetiva y que en cada modelo la apreciación de cada uno puede diferir según las preferencias tonales que tengamos. Ante todo en Stringsfield recomendamos siempre probar una guitarra acústica antes de comprarla y nosotros solemos tener ambos modelos en stock.

Así pues la gran diferencia entre la Martin D-28 y la Martin HD-28 es el braceado de la tapa. Todas las guitarras acústicas emplean un braceado en la tapa, formado por barras o varillas de refuerzo colocadas bajo la tapa dentro de la caja. El braceado es el responsable del refuerzo de la tapa, añade consistencia y ayuda a soportar la enorme presión y tensión que ejercen las cuerdas de guitarra. A lo largo de los años se han utilizado patrones de braceado diferentes, siendo los braceados en X los más populares desde su introducción a mediados del siglo XIX en la fabricación de instrumentos y las variantes de éste que se han ido desarrollando con los años. De hecho Martin fue pionero en los braceados en X, siendo copiados pronto por el resto de fabricantes.

La tapa de una guitarra acústica es esencial en el sonido de ésta. Opera como un altavoz y cuanto más vibra más sonido proporciona. Por ello incluso los fabricantes que hacen guitarras acústicas de gama baja ponen énfasis en incorporar tapas macizas pues el empleo de tapas sólidas va a potenciar el sonido drásticamente. El braceado empleado en la tapa es muy importante no sólo para garantizar la estabilidad de la misma, sino que también incide en la respuesta tonal del instrumento, pudiendo enfatizar frecuencias más graves, medias o agudas según su disposición y según las maderas empleadas en su fabricación.

Braceado estándar en X
Braceado estándar en X

Así pues el braceado en X puede ser escalopado o no escalopado. Para el escalopado se utiliza una técnica que consiste en rebajar a mano las varillas de refuerzo, mostrando una apariencia ondulada de éstas; de este modo se consigue que la tapa vibre todavía más obteniendo un resultado más explosivo. En el braceado no escalopado no hay rebajes y los brazos en X que cruzan la tapa tienen la misma anchura y dimensión.

Braceado estándar escalopado

Respecto a las maderas empleadas son muy similares en ambas, contamos con tapas de abeto Sitka sólidas junto con fondo y aros de palorrosa macizos, mástiles de caoba y diapasones de ébano. Hasta aquí todo ok. Al tacto la Martin D-28 cuenta con un mástil con perfil ligeramente en V mientras que la HD-28 es más C. Estéticamente la Martin D-28 es algo más sobria si es que cabe utilizar este adjetivo para una guitarra de una simplicidad más que bella, mientras que la Martin HD-28 externamente es algo más atractiva por su binding con patrones tipo Herringbone en contraposición con el binding blanco de tres capas de la D-28. De hecho el gran éxito de la Martin HD-28 también viene dado por la excelente selección y calidad de maderas empleadas en su construcción.

Martin D-28 vs HD-28, detalle del binding tradicional de la D-28 en contraposición con el Herringbone de la HD-28

Pero, ¿y cómo suenan?

El sonido de estas guitarras hasta que no se prueban no puede ser justificado con palabras. Cada guitarrista lleva dentro de sí mismo un crítico moldeado por el paso de los años y las experiencias y en base a esto nos gustará más una que otra. Humildemente daremos nuestra opinión pero si vas a la caza de una Martin D-28 o una Martin HD-28 nuestro consejo como ya hemos dicho es que pruebes primero.

El impacto sónico de ambas guitarras en la historia de la música moderna ha superado su leyenda. Quizá es porque estamos ante la ‘creme de la creme’ de Martin.

Como hemos mencionado, la Martin D-28 cuenta con un braceado en X no escalopado de abeto, proporcionando un sonido específico. Cuando das un acorde en una Martin D-28 suena cálido y definido, perfecto para cualquier estilo que requiera un tono potente pues la D-28 es rica en resonancia, sonando con punch, directa, con un sonido más redondo general con menos graves y tonos balanceados. Su icónica respuesta de graves hace que sea perfecta para estilos como Bluegrass, folk, pop, country… Sin la D-28 la historia de Martin no habría sido la misma.

Martin D-28

La Martin HD-28 cuenta con braceado en X escalopado. El sonido es más abierto dado que su tapa vibra más debido a la combinación con el braceado más pequeño y ligero, armónicamente muy rico y con un gran tono, más potente y con más graves. Su sonido es más explosivo, con más volumen. Pero ello no supone ni mucho menos que no sea placentera en su escucha, resultando dulce y con armónicos balanceados. Evidentemente es una guitarra que también vas a poder utilizar en múltiples estilos, siendo muy buena para fingerpicking.

Martin HD-28

Conclusiones.

Escoger entre una Martin D-28 y una Martin HD-28 puede ser una decisión difícil, especialmente porque ambas dos son excelentes guitarras. Pueden incluso parecer la misma a simple vista, pero cuando las examinas en detalle te das cuenta de sus diferencias. En todo caso además hay que tener en cuenta que ambas guitarras siendo nuevas van a requerir el paso del tiempo y ser tocadas para extraer todo su potencial.

Por su calidad general y su sonido vas a obtener más yendo a por una Martin HD-28. Siendo vista como una mejora de una D-28, vas a obtener mayor volumen y respuesta de graves. Cada armónico suena perfectamente definido y además de sus cualidades sónicas es físicamente más atractiva gracias a sus inlays Herringbone en el binding.

Martin D-28 vs HD-28

Si tu principal razón por decantarte entre una y otra es la económica, la Martin D-28 es relativamente más barata y vas a obtener un sonido acústico clásico atemporal que también te va a encantar. Por otra parte si buscas un sonido más íntimo y balanceado en todo el espectro de frecuencias, la D-28 será tu guitarra.

En resumen os dejamos los puntos clave para decidirse por una u otra:

Martin HD-28

  • Diseño mejorado y más atractivo.
  • Su braceado escalopado permite que su tono sea potente y lleno, con un sonido muy abierto.
  • Gran resonancia, sonando balanceada en armónicos y dulce al toque.

Martin D-28

  • Diseño clásico y elegante.
  • Relativamente más económica.
  • Tono preciso, directo, claro y balanceado en general.

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido !!